14 junio 2010

Regresando

Venimos de escuchar poesía. Porque en un país donde es prácticamente imposible publicar, alguien, con mucho esfuerzo, lo ha conseguido. Encima es un amigo. 

Allí entre compañeros, amigos, sus alumnos (que ya no le tendrán más como profesor), Juan Carlos subió a leer sus poesías y nosotros que lo escuchábamos, comprobábamos una declaración de principios y una honestidad aplastante. Estaba desnudo frente a nosotros mostrándonos cómo es, cómo ha sido y cómo quiere ser. Alucinante, de verdad.

Y aquí os pongo una de las poesías que me ha hecho un nudo en la garganta. Lo podéis encontrar en el Libro Regreso de Juan Carlos Ortega, editorial Poesía eres tú: http://www.poesiaerestu.com/?p=337


Día de Reflexión 
Juan Carlos Ortega

Dice que su abuelo estaba enfermo,
que llevaba enfermo mucho tiempo
Dice que sus padres fueron a verlo
y que le pidieron que fuera con ellos.
Dice que no quiso,
que se fue a divertirse con sus amigos.
Dice que a los pocos días su abuelo murió
y ya no pudo verlo nunca más.
Dice que se siente culpable,
que ahora le echa mucho de menos.
Dice todo esto llorando.
Le pongo una mano en el hombro.

Digo que su abuelo lo habría entendido,
él sólo es un muchacho.
Digo que puede ofrecerle a cambio,
hacer algo de lo que se sintiera orgulloso.
Digo que sentir culpa no es malo,
que nos ayuda a hacer cosas que no haríamos sin ella.
Digo que la muerte forma parte de la vida,
que hay que saber aceptarlo.
Digo que lleve a su abuelo en el corazón,
que le recuerde de vez en cuando.
Digo todo esto y se suaviza el llanto.
En el aire vibra el amor a los muertos. 


1 comentario:

Juan Carlos Ortega dijo...

Pasaba por aquí, y voy a decidir quedarme.
Gracias por ir a la presentación, por comprar el libro, pero sobre todo, gracias por las palabras de tu blog.
Me dejan muy reconfortado.