12 junio 2011

Inconsciente dime tú

Dice César, y creo que es algo aceptado en el círculo de psicólogos, que los sueños sirven para comunicarnos con el inconsciente.

En esta época de mi vida mi inconsciente me hace soñar de forma temática. Es tan temático, que el otro día decidí enfadarme con él para que me dejará en paz con el puñeterito sueño. Y funcionó, ya lo creo que funcionó. Mi sueño me dejó en paz.

Por unos días.

El otro día soñaba que analizaba vitamina D, incluida en uno de mis proyectos en el trabajo. Analizaba y analizaba y no dejaba de analizar y me despertaba, o entre sueños, me decía que no quería seguir analizándola.

Pasé por alto este sueño, cosas de trabajo ya se sabe, pero el otro día caí en la cuenta. Mi inconsciente había decidido insistir en el sueño. Eso sí, para engañarme, había decidido camuflarlo de trabajo, de vitamina D, para que no me diera cuenta, porque sabía que haciéndolo evidente no le iba a dejar soñarlo. El tío quería seguir siendo, en definitiva, inconsciente... ¡qué jodío!

Pero le he cazado, tendrá que volver a currárselo, ¡tendrá que volver a disimular!



4 comentarios:

Juan Carlos Ortega dijo...

Qué bonito tienes el blog. Lo tienes que da gusto verlo.

Ni te cuento las veces que sueño que estoy dando clase y los chavales montan una rebelión... y lo paso fatal.
Y esa no es de las peores pesadillas. Cuando me atacan tengo noches horribles. Despierto con un profundo suspiro de alivio. Ufff, menos mal que sólo era una pesadilla, me digo. Lo chungo es cuando me vuelvo a dormir y... la pesadilla continua por donde iba. Increible.

Una sonrisa.

Elena dijo...

Desde luego que hay sueños recurrentes. Y pesados, que no se van por más que quieras. Seguro que lo más evidente (la rebelión de tus alumnos) representa algo más profundo. O eso se supone. César ha estado estudiando lo de los sueños o mejor dicho, un sistema para interpretarlos. Ya le diremos que nos explique más ;)

Gracias por tu comentario (y tu halago)

Un besote

leo dijo...

¿Has probado a escribir sobre lo que te preocupa? Yo he comprobado que solo tengo sueños raros cuando dejo de escribir sobre mis obsesiones. Claro que, aunque yo creo que no, igual soy un poco rara.
De todos modos, mejor dejar que César se especialice en interpretar sueños y luego le damos la paliza. ;-)
Estoy con Juan Carlos en que tienes un blog precioso.
Besotes!

Elena dijo...

Gracias Leo!!! yo creo que lo mejor es dejar que el experto enseñe (luego habrá que convencerle para que nos explique que no es fácil), aunque también he hecho un poco lo que dices, escribir sobre ello.

Un beso